es

Imagen de marca: qué es y cómo puede afectar al negocio

Imagen de marca: qué es y cómo puede afectar al negocio

La imagen de marca es un activo intangible y extremadamente valioso que puede tener un gran impacto en el funcionamiento de nuestro negocio. No obstante, en muchas ocasiones no le damos la importancia que realmente tiene.

En este artículo descubriremos el papel que puede jugar la imagen de marca en relación con la satisfacción de nuestros clientes y los distintos elementos que la componen. De esta forma, podremos ser más conscientes de su relevancia para así tomar las acciones adecuadas con respecto a la misma.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de imagen de marca?

Cuando hablamos de branding o imagen de marca nos referimos a aquella percepción general que tienen nuestros clientes con respecto a una empresa, la cual puede venir motivada por su interacción con la misma o la compra de producto y/o servicio.

Es decir, no se trata solamente de la valoración que se hace sobre el logotipo, la tipografía o los colores de la misma. La imagen de marca va más allá y se refiere a la impresión final que deja un negocio teniendo en cuenta toda esa parte visual, pero también sus valores, la reputación, cómo atiende a sus clientes, etc. 

Cómo afecta la imagen de marca a la satisfacción de nuestros clientes

Ahora que sabes qué es la imagen de marca, seguro que entiendes la importancia que tiene esa percepción de cara a conseguir que un negocio funcione. No obstante, a continuación vamos a ver con mayor detalle hasta qué punto una buena imagen de marca puede ayudarnos.

  • Mayor diferenciación. El mercado actual se encuentra saturado de empresas que ofrecen el mismo tipo de servicios, lo que hace que los consumidores tengan un amplio abanico donde elegir. Aquí es donde la imagen de marca juega a nuestro favor, ya que si los potenciales clientes tienen una percepción positiva sobre nuestro negocio, será más sencillo que lo elijan frente a la competencia.
  • Incremento del valor percibido. Cuando tenemos una imagen de marca potente, el valor percibido por nuestros usuarios con respecto a lo que ofrecemos, también se potencia. Esto hace que los clientes estén dispuestos a pagar un importe más elevado porque creen en la calidad que podemos ofrecerles.
  • Fidelización de clientes. Por supuesto, esa mayor confianza de la que llevamos hablando desde el inicio, también se traduce en unos clientes más fidelizados y conectados emocionalmente con la marca. Una cuestión que puede ayudarnos a que se conviertan en prescriptores de la misma. 
  • Acceso a nuevos mercados. Por último, no debemos olvidar que una marca con una imagen sólida se encuentra en mejor posición frente a posibles crisis y problemas. Además, de que tienes más opciones de acceder a nuevos mercados en un futuro gracias a la solidez de la misma.

El logotipo, una parte clave dentro de la imagen de marca

Desde el inicio hemos incidido en el hecho de que la imagen de marca no solo se compone de su parte visual, sino también de la personalidad de esta. Sin embargo, esto no significa que los colores y el logotipo no seas elementos que puedan marcar la diferencia a la hora de desarrollar una buena estrategia de branding. Es más, el logotipo es una de las partes que debemos definir correctamente, puesto que será lo que ayude a los usuarios a identificar nuestra marca como tal. 

Por este motivo, es crucial que, tras desarrollar nuestra imagen de marca, realicemos el registro oportuno de nuestro logotipo para así evitar posibles problemas de propiedad en un futuro. Una tarea en la que podemos ayudarte desde Ochandiamo y Molina.

Conclusiones

Desarrollar una buena imagen de marca es esencial para incrementar el valor de la misma y mejorar la satisfacción de nuestros clientes. Pero, una vez la hayas construido, también es importante que la protejas de posibles conflictos legales.

En Ochandiano y Molina te ayudamos a registrar tu marca para evitar este tipo de situaciones y que lo único que tengas que hacer sea disfrutar de los beneficios que te reporta la misma.